jueves, 8 de agosto de 2019

Las mejores pruebas para el ojo seco

El sindrome del ojo seco es muy común y millones de personas en todo el mundo lo sufren.
Si tienes ojo seco, se pueden realizar una serie de pruebas para ver qué te está sucediendo realmente.


Prueba de osmolaridad

Existen diferentes instrumentos de osmolaridad, que pueden examinar cualquier cosa, como por ejemplo los medios de cultivo celular, bilirrubina, plasma, suero, orina, sangre y otros. Las pruebas de osmolaridad pueden usarse para examinar la calidad de las lágrimas de tres maneras distintas.


Depresión del punto de congelación.

Esta técnica se ha utilizado durante mas de 50 años. Es muy efectiva porque solo requiere una cantidad pequeña de lágrimas y es uno de los métodos mas precisos. No obstante, solo puede realizarse en laboratorios altamente especializados.

Presión de vapor. 

Este es un método muy simple para examinar la osmolaridad de las lágrimas. Como resultado, normalmente es un método preferido por muchos médicos. Insertan una muestra de lágrima en una cámara para medir en qué punto comienza a formarse rocío. Es un método rápido y confiable, pero se necessita una muestra de lágrima bastante grande para poder llevarlo a cabo. Desafortunadamente, la gran mayoría de las personas con síndrome de ojo seco no tienen suficiente líquido lagrimal para poder someterse a esta prueba en particular. Se considera como una prueba de diagnóstico secundaria a causa de esto.

Prueba de Schirmer

La prueba de Schirmer es la prueba más comun y utilizada para valorar si sufres de ojo seco. Primero se le darán al paciente unas gotas para que no reaccione ante la presencia de las tiras oculares. Sin embargo, estas gotas pueden causar picazón o irritación. Una vez que estan haciendo efecto, un oftalmólogo tira del párpado inferior del paciente hacia abajo y coloca una tira de papel debajo. Luego, el paciente tienen que cerrar los ojos, sin apretar, manteniéndolos cerrados durante unos cinco minutos. Es posible que no se toquen los ojos en ese momento. Luego se retiran las tiras y se mide la cantidad de humedad. Si no hay suficiente humedad, se puede diagnosticar el síndrome del ojo seco.

Ojo seco y Omega 3. ¿Funciona?

Los suplementos de omega 3 según un estudio financiado por la NIH, no son mejores que el placebo para el ojo seco.

Os adjuntamos el estudio traducido al español.

El ensayo investigó la dosis más alta de omega-3 probada para tratar la enfermedad del ojo seco.

Los suplementos de ácidos grasos omega-3 tomados por vía oral no demostraron ser mejores que el placebo para aliviar los síntomas o signos del ojo seco, según los hallazgos de un ensayo bien controlado financiado por el National Eye Institute (NEI), parte de los Institutos Nacionales de Salud.

La enfermedad del ojo seco ocurre cuando la película que recubre el ojo ya no mantiene una superficie ocular sana, lo que puede provocar molestias y discapacidad visual.



La condición afecta a aproximadamente el 14 por ciento de los adultos en los Estados Unidos.

"El ensayo proporciona la evidencia más confiable y generalizable hasta ahora sobre la administración de suplementos de omega-3 para la enfermedad del ojo seco", dijo Maryann Redford, D.D.S., M.P.H., oficial de programa de investigación clínica en NEI. A pesar de la evidencia insuficiente que establece la efectividad de los omega-3, los médicos y sus pacientes se han inclinado a probar los suplementos para una variedad de afecciones con componentes inflamatorios, incluido el ojo seco. "Esta investigación bien controlada realizada por el Grupo de Investigación de Evaluación y Manejo del Ojo Seco (DREAM, por sus siglas en inglés), liderado independientemente, muestra que los suplementos de omega-3 no son mejores que el placebo para pacientes típicos que sufren de ojo seco".

El ensayo de 27 centros inscribió a 535 participantes con al menos seis meses de historia de ojo seco moderado a severo. Entre ellos, 349 personas fueron asignadas aleatoriamente para recibir 3 gramos diarios de ácidos grasos omega-3 derivados del pescado en cinco cápsulas. Cada dosis diaria contenía 2000 mg de ácido eicosapentaenoico (EPA) y 1000 mg de ácido docosahexaenoico (DHA). Esta dosis de omega-3 es la más alta jamás probada para tratar la enfermedad del ojo seco. Las 186 personas asignadas al azar al grupo placebo recibieron 5 gramos diarios de aceite de oliva (aproximadamente 1 cucharadita) en cápsulas idénticas. Los participantes del estudio y los investigadores no sabían su asignación grupal.

Los análisis de sangre a los 12 meses confirmaron que el 85 por ciento de las personas en el grupo omega-3 seguían cumpliendo con la terapia. En el grupo omega-3, los niveles medios de EPA se cuadruplicaron versus ningún cambio en el grupo placebo. Los niveles medios de ácido oleico, el componente del aceite de oliva, permanecieron estables en ambos grupos de tratamiento.

Es importante destacar que, a diferencia de la mayoría de los ensayos patrocinados por la industria, todos los participantes eran libres de continuar tomando sus medicamentos anteriores para el ojo seco, como lágrimas artificiales y gotas oculares antiinflamatorias recetadas.

“Los omega-3 generalmente se usan como terapia complementaria. Los resultados del estudio están en el contexto de esta experiencia del mundo real de tratar pacientes sintomáticos de ojo seco que solicitan tratamiento adicional ", dijo la presidenta del estudio, Penny A. Asbell, MD, del Departamento de Oftalmología de la Facultad de Medicina de Icahn. en el Monte Sinaí en la ciudad de Nueva York.

Los síntomas informados por el paciente se midieron como un cambio desde el inicio en el Índice de Enfermedades de la Superficie Ocular, una escala de 100 puntos para evaluar los síntomas del ojo seco, con valores más altos que representan una mayor gravedad. Después de 12 meses, las puntuaciones medias de síntomas para las personas en ambos grupos habían mejorado sustancialmente, pero no hubo diferencias significativas en el grado de mejora de los síntomas entre los grupos. Las puntuaciones de los síntomas mejoraron en una media de 13,9 puntos en el grupo de omega-3 y 12,5 puntos en el grupo de placebo. Una reducción de al menos 10 puntos en el índice se considera lo suficientemente significativa como para que una persona note una mejora. En general, el 61 por ciento de las personas en el grupo omega-3 y el 54 por ciento de los del grupo de control lograron al menos una mejora de 10 puntos en su puntaje de síntomas, pero la diferencia entre los grupos no fue estadísticamente significativa.

Del mismo modo, no hubo diferencias significativas entre los grupos en términos de mejora en los signos de ojo seco. El médico evaluó los signos de ojo seco mediante pruebas estandarizadas que miden la cantidad y la calidad de las lágrimas y la integridad de la córnea y la conjuntiva, el tejido superficial que cubre la parte frontal del ojo.

"Los hallazgos también enfatizan la dificultad de juzgar si un tratamiento realmente ayuda a un paciente en particular de ojo seco", dijo la líder del centro coordinador del estudio, Maureen G. Maguire, Ph.D., del Departamento de Oftalmología del Perelman. Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania, Filadelfia. "Más de la mitad de las personas que tomaron placebo informaron una mejora sustancial de los síntomas durante el estudio de un año".

"Los resultados del estudio DREAM no respaldan el uso de suplementos omega-3

Esto es todo por hoy, espero que os haya resultado interesante este artículo.

Manifestaciones oculares de las enfermedades autoinmunes

La artritis reumatoide juvenil, las espondiloartopatías, el lupus, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Graves etc... son trastornos autoinmunes comunes detectados por los médicos de familia.

Estos trastornos autoinmunes pueden tener efectos sistémicos y oculares muy graves.

Los síntomas oculares pueden incluir:

-Ojos secos o rojos.
-Sensación de cuerpo extraño.
-Prurito.
-Fotofobia.
-Dolor de ojos.
-Cambios visuales y perdida de visión.

Debido a que varias de estas enfermedades pueden presentarse al principio con problemas de ojo, los médicos deben mantener un alto índice de sospecha para hacer un diagnóstico oportuno.

Se debe hacer un examen oftalmológico completo, que incluya agudeza visual, reacción de las pupilas, dinamismo ocular, pruebas de campo de confrontación, inspección externa y oftalmoscopia directa con tinción.

En el paciente de ojo seco, las herramientas simples de diagnostico como la prueba de Schirmer o el efecto blanqueador de la fenilefrina pueden ser útiles en el diagnóstico.

En general, el manejo de los sintomas sistémicos con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides y medicamentos inmunosupresores controlan los síntomas oculares. Cuando la función visual esta en peligro, la cirugia puede ser necesaria. El diagnóstico temprano y preciso con tratamiento inmediato o la derivación a un oftalmólogo puede prevenir discapacidades sistémicas y oculares.

Los pacientes con enfermedades autoinmunes son diagnosticados con frecuencia por los médicos de familia. Es importante entender no solo los sintomas sistémicos de estas enfermedades sino también los problemas oculares asociados a estas. La mayoría de los problemas oculares involucran la córnea, pero también pueden afectar la conjuntiva, la úvea, esclera, retina y las estructuras circundantes. La mayoría de estas enfermedades autoinmunes necesitan ser atendidas por un oftalmólogo.